OTROS 11 REOS ENVIADOS A EL POZO Y SEGUIRÁN MÁS: PRESIDENTE HERNÁNDEZ

 


  • Ya suman 56 los cabecillas de maras y del crimen organizado que están en esa prisión.
  • "No vamos a retroceder un paso, y las cárceles ya no serán oficinas de criminales”, sentencia el mandatario.

 

Tegucigalpa 26 de octubre. Once reos de alta peligrosidad fueron trasladados hoy a la cárcel de Ilama (Santa Bárbara), conocida como El Pozo, anunció el presidente Juan Orlando Hernández.

En comparecencia de prensa que se realizó este miércoles en Casa Presidencial, el mandatario reafirmó que este proceso continuará  y no se detendrá, al tiempo que anunció una ofensiva internacional para defender los derechos de las víctimas de los capos que han sido confinados.

Con el traslado de los once prisioneros ya suman 56 reos, que eran cabecillas de maras y del crimen organizado, que están recluidos en El Pozo y que ya no seguirán operando desde los centros penales, como lo hacían en las diferentes cárceles del país, señaló.

El presidente Hernández detalló que los trasladados de hoy son reos que estaban  recluidos en las cárceles de San Pedro Sula,  Choluteca, El Porvenir, en el Primer Batallón de Infantería y el Agrupamiento Táctico Especial.

Agregó que al verificarse quiénes son los ciudadanos que se confabulan con los reos, ellos también serán candidatos para ser enviados a El Pozo.

"No vamos a retroceder en este proceso del traslado de reos a la cárcel de El Pozo 1 y vamos a arremeter para tratar de brindar seguridad y tranquilidad a todos los hondureños", dijo el presidente Hernández.

"Pronto se va a entregar la cárcel de El Pozo 2, luego la 3 y así la 4, la que será construida en un lugar más aislado para que los reos no puedan tener contacto con nadie y no puedan seguir delinquiendo desde adentro", señaló Hernández.

Se les terminó la fiesta

Asimismo, el jefe de Estado reiteró que  a los miembros del crimen organizado se les terminó la fiesta.

"No vamos a retroceder un paso, y las cárceles ya no serán oficinas de criminales, sino el sitio donde irán a pagar todo el dolor que le han provocado  a los hondureños honestos y trabajadores", apuntó Hernández.

"Lo dije y lo repito: a los delincuentes se les acabó la fiesta y no vamos a permitir que sigan poniendo en zozobra al pueblo hondureño con sus acciones desde el interior de las cárceles", advirtió.

Recordó que el pasado 17 de septiembre se inició el traslado de estos privados de libertad hacia esa cárcel de máxima seguridad.

Estrategia

Hernández añadió  que el propósito de esta estrategia es eliminar cualquier posibilidad de llamada, de mensajes u otro tipo comunicación que conlleve la intención de seguir delinquiendo desde los presidios.

"Hoy continuamos moviéndolos, ya que lo que se busca es eliminar las llamadas que se hacían desde esos centros hacia personas ligadas a maras y pandillas para ejecutar todo tipo de actos criminales", puntualizó.

 

 

 

 

   
FacebookMySpaceTwitter