PODER EJECUTIVO NO PARTICIPA MÁS EN REUNIONES CON BANCOS SOBRE TARJETAS DE CRÉDITO: PRESIDENTE HERNÁNDEZ

 

  • Sólo acudiría a dialogar si el Congreso llama durante el proceso de debate.
  • Advierte que el pueblo hondureño está sobreendeudado, problema que también es un riesgo para el sistema financiero.
  • “Aquí no hay negociaciones con el Poder Ejecutivo”, afirma.

 

Tegucigalpa, 13 de febrero. El Poder Ejecutivo no participa más en reuniones con los bancos sobre las reformas al sistema de tarjetas de crédito, anunció hoy el presidente Juan Orlando Hernández,  quien dijo que ya instruyó al respecto a los funcionarios de su Gobierno relacionados con ese tema y advirtió del sobreendeudamiento que aqueja a miles de hondureños.

Sin embargo, el Poder Ejecutivo sí participaría en reuniones si es llamado por el Congreso Nacional como parte del debate del proyecto de reformas presentado la semana pasada, indicó Hernández en conferencia de prensa en Casa Presidencial.

“Ya (desde) la semana anterior está en manos del Congreso el proyecto de reforma y quiero dejar sentado un tema: el Poder Ejecutivo no participa más en reuniones con ningún banco; aquí no hay negociaciones con el Poder Ejecutivo”, afirmó.

“He dado instrucciones al abogado Ebal Díaz (secretario ejecutivo del Consejo de Ministros)  y al equipo que ha estado estudiando este tema, así como al Coordinador General de Gobierno (Jorge Ramón Hernández Alcerro): los miembros del Poder Ejecutivo no participan más en ninguna mesa de conversación con la banca sobre este tema”, recalcó.

El mandatario apuntó que la propuesta de reforma planteada por el Ejecutivo “ya está en manos del Congreso Nacional y le corresponde al Congreso dirigir ese debate”

“Ahora bien”, aclaró, “si la comisión (dictaminadora) del Congreso; si la Secretaría del Congreso o en su defecto la Presidencia del Congreso llama al Poder Ejecutivo a participar, nosotros estamos en la obligación de participar; es nuestro deber participar”.

“El Poder Ejecutivo no participa más en reuniones con los bancos sobre este tema; ya hubo suficiente, ya fijamos nuestra posición”, insistió.

Pidió que “no se equivoque nadie si alguien del Ejecutivo está en reuniones; no tiene ni la autorización ni tiene nada que hacer allí”.

Hernández resumió que “desde el momento que el Congreso Nacional recibió nuestra posición con respecto a la reforma al sistema de tarjetas de crédito, desde ese momento, nada tiene que hacer un funcionario o servidor del Poder Ejecutivo platicando con los bancos”.

Explicó que “me he referido a eso porque durante el fin de semana salió un banquero diciendo que había anuencia, que estaban platicando. No; se pasaron nueve meses de estar esperando. Ya es suficiente; por eso tomamos la decisión de mandarlo al Congreso, ahora le toca al Congreso dirigir ese proceso, y nosotros estamos obligados a acudir cuando nos llamen”.

Excesivo endeudamiento

Hernández refirió que en las consultas hechas durante meses sobre este tema “hemos encontrado entidades bancarias que cobran, como ustedes ya lo saben, 140 por ciento en tasa de interés”

“El promedio anda entre los 60 y los 70 pero el número alto que hemos encontrado, que nos sorprende, es ese del 140 por ciento; pero en general, como les decía, oscila entre ese 60 y 70, y una vez más reiteramos que eso no puede seguir así”, enfatizó.

Advirtió que “se ha sobreendeudado al pueblo hondureño”, lo cual “tiene dos riesgos”.

El gobernante precisó que existe “el riesgo inmediato para la persona o la familia que adquiere una deuda; muchas veces, por la necesidad de pagar la primer tarjeta, luego (adquiere) la segunda; para pagar la segunda sirve la tercera y luego la cuarta para pagar la tercera, y así un efecto dominó”.

“He podido conversar con personas que tienen hasta nueve tarjetas al mismo tiempo”, relató.

“Pagando el pago mínimo, que le llaman, no van a salir nunca de esa situación” y “ese es el efecto negativo inmediato en la persona o en la familia”, indicó.

Hernández agregó que también, “sumado todo, esto es un enorme riesgo a todo el sistema financiero nacional; por tanto, tenemos que corregir esa situación”.

Argumentó que “ese sobreendeudamiento no permite que muchos hondureños puedan tener la oportunidad, por ejemplo, de accesar a un crédito de vivienda”.

“Hemos encontrado un alto porcentaje de personas que necesitan, que desean participar de los programas de vivienda del Gobierno, con los bonos o los subsidios que damos, pero lamentablemente no pueden por estar sobreendeudados y no tienen capacidad para hacerlo”, agregó.

 

Alivio a los endeudados

El mandatario subrayó que, junto a una iniciativa que él plantea, “que es un esquema de consolidación de deuda para tirar una deuda presente a más largo plazo con un sistema de deducción por planilla, que reduce el riesgo de manera importante, lograríamos que la gente libere buena parte de lo que tienen que estar pagando mensualmente a las tarjetas”.

Añadió que “en este caso esa liberación de recursos mensuales les permite (a las personas) atender necesidades del día a día, pero también les permite accesar a un préstamo como el de la vivienda social”.

Este programa de vivienda social “es sumamente importante, no solamente por el beneficio de que la persona o la familia tenga su vivienda, sino porque eso nos dispara las oportunidades de empleo, revitaliza la economía, genera crecimiento económico y a su vez más ingreso en la población hondureña”, expuso el gobernante.

Puntos claves

Hernández recordó que la propuesta del Ejecutivo sobre las tarjetas de crédito establece que “debe de generarse la reforma para poder producir un proceso escalonado que nos dé como resultado 25 puntos por lo menos de rebaja en la tasa de interés”.

Además, agregó, propone que “no deberían de existir más cargos que no sean los justos, pero deben de ir en la tasa de interés, excepto, como por ahí bien se ha planteado, el tema de la membresía cuando es algo sumamente especial”.

 

 

 

   
FacebookMySpaceTwitter