Presidente Hernández anuncia destrucción del cuartel de Casamata

 

 

-En su lugar se construirá un megaparque.

-Policía debe ser depurada, certificada y repotenciada.

-Colombia, EEUU y Chile ayudarán en depuración.

-Comisión de notables será anunciada pronto.

 

Tegucigalpa, 10 de abril. El presidente Juan Orlando Hernández anunció hoy el cierre y destrucción del cuartel policial de Casamata para levantar en ese sitio un megaparque que sirva de espacio para la diversión de las familias.

 

“Pronto sacaremos a toda la gente de Casamata, vamos a destruir todos estos edificios y vamos a construir un parque para que todas las personas cercanas de allí puedan beneficiarse”, declaró el gobernante al foro de televisión 30/30 de Telesistema Hondureño.

 

Anunció que “vamos a destruir por completo las actuales instalaciones de Casamata, la parte física, y vamos a construir un parque para las familias y los vecinos de ese sector, así como el parque de El Picacho o el del Trapiche, el de la Vega o el que existe en Chamelecón, la gente necesita eso”.

 

Hernández planteó que con esta medida “nos borramos de la historia eso (todo lo sucedido en Casamata)” y dijo que la Policía Comunitaria podrá acercarse a los vecinos de la zona para garantizar su seguridad.

 

La Dirección General de la Policía Nacional cuenta con nuevas instalaciones, inauguradas por el mandatario el 4 de febrero pasado en la aldea El Ocotal, Francisco Morazán.

 

El presidente Hernández destacó la formación de la generación de nuevos policías en Comayagua, La Paz y Tegucigalpa, pero advirtió que el renacer de la nueva Policía debe estar en manos de gente que goce de la confianza del pueblo y del Estado.

 

En el sector de Casamata, “el parque se haría rápido, en cuatro a cinco meses”, dijo para seguidamente anunciar que próximamente será inaugurado el megaparque de la colonia San Francisco de Comayagüela.

 

Ante la posibilidad de que el megaparque de Casamata lleve el nombre del general Julián Arístides González, asesinado en 2009, el mandatario aclaró que eso está en manos de la comunidad y habrá que consultarle al respecto.

 

Sin embargo, indicó que “la mejor distinción que podemos hacerle al general (Arístides González) es que los juzgados, que los tribunales, que el Ministerio Público den con el paradero de quiénes fueron (sus victimarios), hacer justicia y también explicarle al pueblo hondureño de qué madera estaba hecho ese hombre”.

 

Consideró que la sociedad hondureña debe de comenzar a reconocer estos héroes, y que sean no solamente símbolos, sino que referentes para que los miembros de las nuevas generaciones digan: “así quiero ser yo”.

 

Depuración y repotenciación

 

El presidente Hernández afirmó que la Policía Nacional debe ser depurada, certificada y repotenciada, y agregó que la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH) no sólo investigará a esta institución, sino también a los operadores de justicia.

 

“Aquí no hay ninguna otra opción más que depurar la Policía, certificarla y repotenciarla, porque eso es lo que merece el Estado de Honduras”, expresó el gobernante.

 

La Misión, cuyos delegados llegan mañana lunes a Honduras, contempla “el tema también de investigar operadores de justicia, no solamente a la Policía”, lo cual “acordamos que debe ser una línea fundamental de trabajo de la MACCIH”.

 

“Esa solicitud es compartida por el fiscal general”, Oscar Chinchilla, apuntó.

Hernández reafirmó que la Policía y otras instituciones públicas tienen abiertas “hasta la última oficina” para colaborar con el MP en la investigación del asesinato de González, en el que supuestamente están involucrados policías.

 

Ayuda a la depuración

 

En cuanto a si recibirán protección las personas que denuncien ante la Comisión de Notables para contribuir a la depuración de la Policía, el presidente Hernández dijo que “creo que es una medida oportuna que el Congreso Nacional ha incluido, vale la pena aprovecharlo”.

 

Agregó que “yo pensaría en algo que redujera más el riesgo para quien vaya a dar información, de tal manera que ahora tenemos mecanismos que la tecnología puede permitir de mandar una denuncia; usted no tiene que poner su nombre, usted va a recibir un código en su teléfono”.

 

Indicó que si más adelante el denunciante quiere recolectar la recompensa, presenta el código y puede mandarlo por tercera persona.

 

“Ese espacio es necesario darlo también para los integrantes de la misma Policía, de los mismos operadores de justicia que pueden tener información", acotó.

 

El mandatario refirió que, de hecho se ha venido montando un sistema de denuncias para el tema de la extorsión, que está ahora en proceso de prueba y "estoy seguro –indicó- que nos ayudará muchísimo, porque el mecanismo será altamente efectivo en cuidar del anonimato del denunciante".

 

Además, agregó que es importante que, si se trata de un miembro de grupos delictivos, "el denunciante pueda tener acceso a una reducción en la pena, puede tener acceso a recompensa también para cuidar su familia e inclusive sacarlo del país”.

 

“Eso que estábamos trabajando para lo otro, ya que lo está planteando en este momento el Congreso, también sería muy efectivo para el tema policial”, arguyó.

 

El presidente Hernández mandó un mensaje a los buenos policías y a sus familias, y es que “tengan la plena seguridad que vamos a encargarnos de estar vigilante de que no se vaya a cometer un atropello”.

 

“Por tanto les quiero pedir a los policías que sigan haciendo bien su trabajo los que lo han venido haciendo, y si tienen información de gente que ha deteriorado la imagen de su Policía, también es el momento de hablar”, apuntó.

 

 

“Los que son buenos y han andado por el camino bueno no tienen por qué preocuparse y el que participó en algo de lo cual se pueda arrepentir, pues, bueno, dígalo y se enfrenta a la realidad, que eso también le dará algún nivel de espacio con los operadores de justicia”, agregó.

Un año para el proceso

Además, el presidente dijo que la depuración de la Policía será en un plano transversal y que se utilizarán todas las formas jurídicas existentes porque lo que se busca es que las personas que han sido separadas no sean reintegradas en el futuro, después de pasar varios años sin hacer nada, y encima se les deba pagar salarios caídos.

 

Explicó que tampoco se busca que una persona, por muy honesta que sea, pero no ofrezca los resultados que el país necesita, permanezca en su puesto, porque entonces se está haciendo lo mismo.

 

Hernández estimó que en un periodo de un año, entre abril de 2016 y abril de 2017, se habrá cumplido gran parte de la hoja de ruta que requiere el proceso de depuración de la Policía.

 

"Todo este tiempo hemos recabado importante información con el ministro de Seguridad (Julián Pacheco) y como en la ley se ha dicho que se le debe realizar una audiencia a los individuos que se les acuse de algo, se va a hacer, pero de manera expedita para escuchar lo que tiene que decir sobre el tema", dijo Hernández.

 

Advirtió que un policía puede perder la idoneidad probablemente por un chisme, pero para eso se realizarán las audiencias, e insistió en que una persona puede ser muy honesta, pero si no obtiene los resultados que se requieren, debe ceder su cargo a otra que sí cumple con los requisitos y los objetivos.

 

Sobre la posibilidad de que muchos efectivos sigan en sus puestos porque quizá nunca les han podido comprobar que tienen nexos con el crimen, el presidente destacó que probablemente ese ha sido un problema porque el Tribunal Superior de Cuentas ha pasado muchos años tratando de verificar que sus ganancias las obtuvo de manera lícita, aunque dijo no entender por qué todavía no hay resultados.

 

Hernández recordó que, a pesar de los señalamientos contra algunos de sus miembros, con el fin de fortalecer la institución él declaró "que 2015 era el año del apoyo a la Policía y les hemos dado ese apoyo sin precedentes y como nunca había sucedido en la historia".

 

De esa manera, entre otras acciones a favor de la Policía, se le han dado más recursos e igual se ha hecho una gran inversión en el Instituto Técnico Policial, del que ha habido importantes resultados.

 

El gobernante informó que, además del proceso de depuración que se ha iniciado, se trabaja en un esquema de reestructuración de la Policía, de manera que el trabajo "esté doblemente blindado y que se buscará lo apruebe el Consejo de Ministros".

 

Señaló que también se pretende que en la Constitución se tipifique que un miembro de la Policía no puede ser tratado de manera diferente a otro servidor del Estado.

 

El mandatario criticó que se difundan vídeos en los que se ve que el cadáver de una víctima no es tratado con dignidad o mensajes que envían algunos grupos criminales contra pobladores de colonias, pidiéndoles que desalojen sus hogares, acto que demuestra que se están quedando ya sin muchas opciones para extorsionar.

 

Adelantó que por ahora ya existe una base de datos en la que se cree que hay unos 1,400 efectivos de la Policía que van a dejar sus cargos, por distintas razones; solo se estaba a la espera del nuevo orden legal, más el decreto de reestructuración, para hacerlo.

 

La depuración policial "yo considero que es una necesidad o una prioridad nacional que se debe solventar en beneficio del pueblo hondureño", enfatizó Hernández.

 

Insistió en que cuando se confirma mediante un informe que un alto efectivo que dirigía la lucha contra el narcotráfico es asesinado por policías, entonces "eso es algo que no se debe permitir ni se debe dejar pasar".

 

 

Comisión de notables

 

El mandatario informó que nombrará a tres personas de reconocida honorabilidad para que integren la comisión de depuración policial, que estará presidida por el ministro de Seguridad, “sin perjuicio de estructurar un equipo académico y técnico que le dé soporte a todo este proceso”, aclaró.

 

Añadió que ya tiene respuesta positiva de dos de las tres personas que integrarán la comisión y que está esperando respuesta del tercer integrante, “porque sé que no es una decisión fácil, deben de consultarlo con su familia”, recomendó el gobernante.

 

Sin embargo, reconoció que este es el momento de hacer patria y dejar los intereses personales y comodidades a un lado y establecer como prioridad los intereses del país.

 

“Es el momento para construir una Policía robusta, efectiva, altamente capacitada, y estoy seguro que lo vamos a lograr”, aseguró el jefe del Poder Ejecutivo, e informó además que revelará el próximo martes los nombres de los integrantes de la comisión.

 

Agregó que en este proceso se contará con el asesoramiento de la Policía Nacional de Colombia, por ser una de las más respetadas del continente, luego de también haber registrado un proceso de depuración, que la ha convertido en una institución de confianza para sus ciudadanos.

 

De la misma manera, y en el marco del Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte de Centroamérica, Estados Unidos también contribuirá en esta materia, al igual que el cuerpo armado de la República de Chile.

 

El presidente Hernández aseguró que la depuración es un proceso que debe llegar- incluso- a reformas constitucionales que establezcan una nueva relación entre el Estado y un operador de justicia como lo es la Policía, basado en los principios de idoneidad y confianza.

 

Asimismo se deberá implantar un mayor rigor en el proceso de selección y capacitación de los nuevos policías, acompañado de más y mejores beneficios sociales, como vivienda, por ejemplo, para que sirvan como estímulos y así contrarrestar el que puedan caer en el círculo de la corrupción.

“La idea es construir complejos de vivienda donde sólo habiten policías, militares, fiscales y que ellos tengan un real acceso a eso”, puntualizó Hernández.

 

Avances en seguridad

 

El mandatario recordó que cuando era presidente del Congreso Nacional "me encontré con serios problemas en el tema de seguridad y de las finanzas públicas, complicado, porque no se encontraban en orden”.

 

“Durante 20 años el país estuvo tomado, entre otros individuos, por cuatro carteles, que hoy en su cúpula o están en las cárceles de Honduras, México, Panamá, y principalmente Estados Unidos. Había que empezar por allí primero, cortar el suministro de drogas en el país, porque es el principal detonante no solamente en Honduras, sino que pasando por México, toda Centroamérica y Sudamérica”, arguyó.

 

Señaló que, por ello, se conformaron los escudos aéreo, marítimo y terrestre (estos dos con acompañamiento de Estados Unidos), en las fronteras con Nicaragua, El Salvador y Guatemala.

“Esto nos ha permitido bajar los índices de homicidios en poco más de dos años, como dijo el presidente Juan Manuel Santos (de Colombia), en más de 30 puntos”.

 

“No se puede solventar en dos años, lo que se dejó acumular en 20”, remarcó.

 

También recordó que en su gestión en el Congreso Nacional se montó la estructura jurídica para crear la figura de la extradición, la Policía Militar, la Dirección de Inteligencia, la Tasa de Seguridad (con la dotación de patrullas policiales a cada municipio, entre otros aspectos), y la conformación de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), adscrita al Ministerio Público (MP).

 

Asimismo, se reestructuró el MP, desde su cabeza, con un nuevo liderazgo, con resultados positivos. “Todo esto es parte de programación", que pudo haberse hecho desde el inicio del Gobierno, pero "todo en su momento”, manifestó.

 

El asesinato de González, supuestamente a manos de policías,es una "situación trágica.

Esto no puede ser que quede en la impunidad. Lo que nos manda es el mensaje es que, en efecto, es necesario, aunque (los hechores ya) no estén en la institución, que los operadores de Justicia lleguen hasta las últimas consecuencias”, apuntó el mandatario.

 

Reestructuración

 

Hernández amplió que “también es el momento de reestructurar el tema policial en cuanto a entender que como ha habido malos policías, ha habido buenos policías. Muchas veces estos buenos policías se ven opacados por los malos".

 

"Las promociones del Instituto Técnico Policial son muchachos que vienen con nuevos bríos. Son promociones que son formadas por más de 10 meses, cuando antes eran formados por tres meses, con un nivel de primaria, era uno de los grandes problemas de la Policía”, indicó.

 

Hernández añadió que también se tiene que revisar el resultado de la oficialidad, “del comandante, del encargado de un distrito o de un departamento, porque al final esto es un tema de resultados”.

 

“Si no hay resultados positivos no hay confianza, y si no hay confianza, de qué sirve una institución pública”, señaló el presidente Hernández.

 

Ante la pregunta ¿hay que sacar a las manzanas podridas porque pudren a las otras? en la Policía, el mandatario dijo que “hay que sacarlas”.

 

Hernández puntualizó que por ello pidió al Congreso Nacional la aprobación del decreto que permitirá depurar de urgencia la Policía Nacional.

 

El caso de González

 

Sobre si fue hecho por la Policía el informe publicado por diario El Heraldo, que involucra a policías en la muerte de González, expresó que "existe evidencia de que se inició un proceso investigativo en la Policía sobre ese caso, como el de Alfredo Landaverde y del fiscal de Lucha contra el Narcotráfico, Julián Arístides González".

 

"Algunos retazos de información tienen que haber, si no existe el informe completo. Si la versión que aparece en El Heraldo es correcta, el Ministerio Público con acertada decisión, dice, vamos a intervenir el cuartel policial de Casamata para ver si está eso allí”, ilustró.

Agregó que “también lo están buscando en la Dirección de Investigación y Evaluación de la Carrera Policial (DIECP), que han recolectado información".

 

Hernández reafirmó que "la Policía con sus nuevos bríos tiene que demostrar que si no hay nada que esconder, y aunque hubiera que esconder, no queda más que cumplir lo que está en la ley, y darle el espacio de puertas abiertas hasta la última oficina de la Policía o cualquier otra entidad del Estado, para que el Ministerio Público recolecte esa información y pueda estructurar ese caso y llevarlo a los tribunales”.

 

“Así debe de operar cualquier institución en un Estado de derecho”, recalcó el mandatario, y reafirmó que tres policías fueron suspendidos por sus vínculos con el caso y también tiene que aplicarse esa medida a otros más que resulten involucrados.

 

En relación a que anteriores autoridades de Seguridad y la Policía dicen desconocer el informe sobre el caso de González, el presidente Hernández apuntó que “yo tengo confianza que el Ministerio Público con el liderazgo del fiscal, Óscar Chinchilla, va a llegarse al final del caso y judicializarlo, porque esas son de las cosas que no se deben de permitir que queden impunes".

 

Hernández aseveró que también existe una gran cantidad de casos que han ocurrido en el pasado, que “uno dice: ¿y cómo es que no se dieron cuenta?”.

 

Recordó que cuando tomó posesión anunció "una lucha contra la corrupción e impunidad en todos sus frentes y a todos niveles, porque el pueblo al final es el que merece vivir en paz y tranquilidad”.

 

El titular del Ejecutivo expresó que “aquí hay algo que no podemos esconder, de que la gente ya está harta de tanta impunidad".

 

La responsabilidad de la actual situación de impunidad "es de todos, los funcionarios, que le han estado sirviendo al país como líderes de las instituciones, y los demás operadores de justicia”, puntualizó.

“Aquí no hay que engañarse, ¿cómo no se iban a dar cuenta en el Ministerio Público?, ¿cómo no se iban a dar cuenta en los juzgados?, ¿cómo no se iban a dar cuenta en algunas instituciones?, y asimismo, ¿cómo no se iban a dar cuenta de esa información sectores que recolectan datos?, acotó.

 

Hernández dijo, sobre los policías supuestamente implicados en el caso de González, que “el Ministerio Público está recolectando la evidencia de esos nombres para judicializarlos”.

   
FacebookMySpaceTwitter