Barack Obama reconoce avances del Triángulo Norte en combate a corrupción e inseguridad



  • Honduras propone la creación de una Fuerza Regional para combatir el tráfico de personas.

 

Washington, 3 de mayo.- El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, reconoció hoy los avances de los países del Triángulo Norte de Centroamérica  en su lucha por combatir la corrupción y la inseguridad y por fortalecer el desarrollo sostenible de la región.

Así lo informó el presidente Juan Orlando Hernández en una rueda de prensa realizada inmediatamente después de concluir las conversaciones que él y los mandatarios de Guatemala, Jimmy Morales, y El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, sostuvieron con su par Barack Obama.

La reunión con el mandatario estadounidense  se llevó a cabo en la Casa Blanca, donde también estuvo presente el vicepresidente Joseph Biden.

Asimismo, en la reunión estuvieron el subsecretario de Estado en Asuntos Políticos, Thomas Shannon; la subsecretaria para Asuntos del Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, y la representante para Latinoamérica y el Caribe de  la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Beth Hogan.

Durante el encuentro los gobernantes del Triángulo Norte y los Estados Unidos profundizaron sobre los avances y la ruta de desarrollo para llevar a cabo el Plan Alianza para la Prosperidad.

El presidente Obama reconoció los avances  que Honduras, Guatemala y El Salvador han obtenido en materia de seguridad, transparencia, economía  y desarrollo social.

El Plan Alianza para la Prosperidad  es un acuerdo conjunto entre las naciones del Triángulo Norte,  que cuenta con el respaldo de los Estados Unidos, que ya aprobó 750 millones de dólares que serán desembolsados en el 2017.

En la reunión con Obama el presidente Hernández propuso una fuerza regional contra traficantes de personas, más conocidos como “coyotes”, a fin de evitar que estas personas continúen poniendo en riesgo la seguridad de los centroamericanos.

Alinear esfuerzos

El mandatario hondureño  informó que el presidente Obama, al igual que los del Triángulo Norte, está interesado en la sostenibilidad del Plan, por lo que acordaron alinear esfuerzos a fin de garantizar que esta iniciativa tenga continuidad.

En el encuentro con el presidente estadounidense se amplió sobre la hoja de ruta planteada por los países del Triángulo Norte, así como el interés de que en los años subsiguientes el Congreso de los Estados Unidos presupueste recursos para efectuar el Plan Alianza, detalló Hernández.

Indicó que se está hablando de alinear recursos a los programas que cada nación tiene contemplados y que son parte de los lineamientos del Plan Alianza para la Prosperidad, en vista de que los fondos aprobados por el Congreso estadounidense en  2016 se podrán utilizar hasta el año 2017.

“Si logramos ese alineamiento de recursos vamos a obtener los resultados que los pueblos de Centroamérica y los Estados Unidos esperan: una región próspera, en paz y con oportunidades”, expresó.

El presidente Hernández agregó que “todos coincidimos en la mesa que los problemas de décadas difícilmente los vamos a resolver en dos años; son grandes desafíos,  pero vamos por la ruta correcta, vamos avanzando y ha quedado evidenciado el día de hoy”.

Aseguró que el presidente Obama va a pasar a la historia y  dejará un legado en Centroamérica y Estados Unidos, por ser el mandatario estadounidense que asumió esta responsabilidad, que actuó y está interesado en garantizar la sostenibilidad del Plan Alianza para la Prosperidad.

Liderazgo de Honduras

El liderazgo  de Honduras para que este proyecto se materialice ha sido fundamental desde sus inicios, teniendo en cuenta que el  Plan Alianza tiene su base en  las líneas estratégicas del Plan de Gobierno 2014-2018: “Plan de Todos para una Vida Mejor”, el que a su vez se fundamenta en los objetivos, metas y lineamientos de la Visión de País y el Plan de Nación.

Además el presidente Juan Orlando Hernández, desde el primer día de su Gobierno, exigió que  la crisis migratoria fuera  vista como un tema de responsabilidad compartida, teniendo en cuenta que es consecuencia, principalmente, de la violencia generada por el tráfico de drogas del sur al norte.

 

Al surgir en 2014 la crisis de migrantes no acompañados trasladándose masivamente hacia Estados Unidos, el mandatario hondureño tomó un liderazgo en el tema y comenzó a reunirse con sectores políticos, económicos, académicos y organizaciones no gubernamentales para hacer conciencia sobre el  origen y las causas del problema.

El presidente también se reunió con congresistas estadounidenses y convocó a la  Conferencia Internacional Sobre Migración, Niñez y Familia, evento que reunió a autoridades internacionales y  dio paso a la formulación del Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte.

 

   
FacebookMySpaceTwitter