PRESIDENTE HERNÁNDEZ TILDA DE ESCLAVIZANTE EL SISTEMA DE TARJETAS DE CRÉDITO

                                     

  • Pide a los medios que retomen el debate sobre el tema y al Congreso que discuta el proyecto de reformas enviado por el Ejecutivo.
  • No se puede seguir con la tasa de interés más alta de Centroamérica, pero  tampoco rebajarla en un solo año para no afectar el sistema financiero.

 

Tegucigalpa, 2 de mayo. De esclavizante y con deudas casi imposibles de pagar tildó hoy el presidente Juan Orlando Hernández el actual sistema de tarjetas de crédito, que imposibilita a muchos hondureños lograr beneficios como obtener su casa, problema que se quiere solucionar mediante un proyecto de ley que bajará gradualmente las tasas de interés, pero que aún no se discute en el Congreso Nacional.

El presidente Hernández, en una entrevista con Radio América, remarcó que muchos trabajadores del sector maquila tienen escasas o nulas posibilidades de acceder a un financiamiento para adquirir sus viviendas, por las deudas que tienen con las tarjetas de crédito en la banca nacional.

El mandatario reiteró que le preocupa mucho haber enviado al Congreso Nacional, hace varios meses, el proyecto de ley de regulación del sistema de tarjetas de crédito y que éste no haya sido aprobado.

Argumentó que, por ejemplo, muchos trabajadores que podrían optar a una casa, por las deudas que mantienen con las tarjetas, “están ahogados con préstamos y a veces solo les sale un lempira de salario por los altos intereses que pagan, uno de esos sectores es el sistema de tarjetas”.

Hernández refirió que la tasa promedio de las tarjetas de crédito en Honduras es de 65 por ciento, el más alto de Centroamérica, “y si alguien paga solo lo mínimo, nunca va salir de la deuda y prácticamente está esclavizado”.

Expresó Hernández su preocupación por no ver el tema como un debate permanente en los medios de comunicación, a los que solicitó que ayuden a transmitir los mensajes de los hondureños que están endeudados con el actual esquema de crédito.

A esos hondureños,  “aunque se les dé la oportunidad de adquirir una vivienda como lo estamos haciendo en este Gobierno, no pueden porque tienen deudas que les resultan casi impagables”, enfatizó el gobernante.

“Me gustaría escuchar a los bancos que tienen tarjetas, qué opinan sobre el tema, qué opinan sus ejecutivos”, dijo para luego expresar que conoce la presión que se genera, cuando las entidades bancarias generan pauta, pero igual presión para que esos temas no salgan en público.

Cobro justo

Sin embargo, el presidente Hernández aceptó que “las tarjetas de crédito tampoco pueden ser gratis”, porque la entidad presta dinero, asume riesgos y debe cobrar algo por el servicio “pero debe ser algo justo, algo bueno para el usuario de la tarjeta y el mismo banco para que pueda seguir creciendo”.

El gobernante explicó que con la actual tasa de interés, “por mucho que pague el usuario con su pago mínimo, nunca va a salir de la deuda y es prácticamente como una esclavitud”, lo que atenta contra el banco y el mismo sistema financiero.

Aseguró no entender por qué en el Congreso Nacional no se discute el proyecto de ley enviado por el Ejecutivo y pidió a los medios consultar a los diputados de los diferentes partidos la razón de que el tema no entre en agenda.

Hernández refirió que ha estado en constante comunicación con la bancada del Partido Nacional, y lo hizo de nuevo el sábado anterior en Juticalpa, ante una buena cantidad de público.

Asimismo, se preguntó por qué algunos medios de comunicación rehúyen el debate, aunque aceptó que en parte puede tener culpa su equipo de trabajo al no hacer llegar la información correcta o información soporte de lo que está pasando con el actual esquema de financiamiento de las tarjetas de crédito.

El mandatario reiteró que le extraña que no se vea en los medios un tema tan delicado como el de las tarjetas de crédito, “e incluso asumo que sea culpa de mi equipo”, que no le pasa a los medios los ejemplos de los problemas que tiene el pueblo hondureño con el asunto.

Hernández explicó que el actual esquema daña al sistema financiero del país, “y se busca que siga siendo robusto en lo justo, que siga creciendo el mercado hondureño”.

Rebaja gradual

El presidente Hernández reconoció que hay un tema que quizá no le agrade al sector de los tarjetahabientes, “porque si bien es cierto la tasa de interés es la más alta de Centroamérica y se pretende rebajar por lo menos a la mitad, no se puede hacer de un año para otro, porque sería perjudicial para los mismos hondureños que necesitan el crédito”.

Explicó que debe ser un proceso programado, para evitar problemas en el mercado, que no sea un cambio abrupto o perjudicial.

Por eso cuando, en el pasado, en el Congreso Nacional se han tomado decisiones al respecto, viene la industria y adopta otras medidas “y le juega la vuelta a esto, y por eso debemos revisar cómo van a funcionar los créditos a través de tarjetas”, señaló.

Hernández consideró que se debe adherir al debate el sistema de hipotecas aseguradas, “que le va a dar al hondureño una tremenda facilidad para obtener una vivienda”, que ayudará a la banca y sobre todo al trabajador.

“Aquí necesitamos crecer todos, pero si solo lo hace uno, haciéndose más grande y fuerte en detrimento de la mayoría, el sistema no está bien y eventualmente van a haber problemas en el país”, dijo Hernández.

Afirmó que no es una alocución personal su solicitud a los medios, pero “no me puedo quedar callado y requerimos el apoyo de los medios para encontrar lo mejor para el país”.

Esquema de consolidación de deudas

El mandatario expuso que aparejado al proyecto de las reformas al sistema de las tarjetas de crédito se tiene un esquema de consolidación de deudas para todas esas personas que no pueden acceder a una vivienda porque tienen deudas casi imposibles de pagar.

“Debemos bajar la carga de las personas, el banco recupera su dinero, las personas viven más desahogadas y aquí ganamos todos”, dijo Hernández.

Expresó que con ese sector de la población “se puede tirar a más largo plazo el pago, bajan las condiciones de presión y siempre puede acceder a una casa y ganan todos los sectores inmiscuidos”.

La Comisión Nacional de Bancos y Seguros está dispuesta a trabajar en el tema regulatorio que consolida el sistema financiero, “que no lo ponga en riesgo, pero en el que ganemos todos los hondureños”.

Abusos de extranjeros

Hernández cerró diciendo que tiene información de que han vuelto al país, y en especial a los mercados, personajes extranjeros con mochilas que andan ofreciendo acceso a préstamos diarios con tasas de 10 y 20 por ciento diario, generando un importante daño a la economía.

“Todos los órganos de Inteligencia y Seguridad deben andar a la caza de todas esas personas, porque eso es gravísimo”, y para ello urgió a Banadesa y Banhprovi para que aceleren el paso en el proceso de la alianza, así como a Crédito Solidario, para llegar a todos esos sectores necesitados.

 

 

   
FacebookMySpaceTwitter