MAESTRO DEL AÑO 2014:

TOLUPANES QUIEREN SEGUIR MEJORANDO

  • “Es duro que no se acuerden de uno” y “por eso no tengo palabras para agradecer la ayuda del presidente para mis hermanos”, expresa el docente.

                            

Montaña de la Flor, San Juan de Orica (Francisco Morazán), 26 de abril. “Jamás creí que íbamos a tener un presidente como Juan Orlando; se me agotan las palabras para dar las gracias”, expresó hoy Aurelio Martínez, uno de los 4,500 beneficiarios de Vida Mejor en la Montaña de la Flor y quien en 2014 fue galardonado como Maestro del Año por su dedicación y entrega a la enseñanza de sus hermanos tolupanes, que quieren seguir mejorando sus condiciones de vida.

El profesor Martínez manifestó su agradecimiento al presidente Juan Orlando Hernández y a la primera dama, Ana García de Hernández, a nombre de los miles de habitantes de esta postergada zona del norte del departamento de Francisco Morazán, donde habita la etnia tolupán, quienes nunca en su historia habían tenido una intervención social por parte de ningún Gobierno.

“Hemos estado durante décadas sin ningún beneficio y eso es duro, es duro que no se acuerden de uno; yo entiendo la necesidad que ha vivido mi gente porque yo he sentido en carne propia la necesidad. Por eso no tengo palabras para agradecer la ayuda del presidente para mis hermanos”, apuntó el mentor.

Agregó que es de resaltar que el presidente Hernández, a menos de un año de haberse comprometido en hacer realidad la significativa e histórica intervención social en esta comunidad indígena, esté retornando a esta postergada región a inaugurar 20 viviendas, entre 800 beneficios más, como ecofogones, pilas, pisos, techos y letrinas, entre otros.

“Felicito también a su esposa, la primera dama, por cumplir con la palabra empeñada y hacer realidad el sueño de mi gente que vivía en condiciones lamentables, porque ellos son mi gente, mi comunidad, mi familia”, enfatizó.

 

El galardonado Maestro del Año 2014 agradeció también al mandatario Hernández por la fuerte inversión que se ejecutó para remodelar el Centro Básico Rubén Martínez Rodas y convertirlo en un colegio de primer nivel, con modernas instalaciones y con equipo de cómputo de reciente adquisición.

Apuntó además que la meta en un futuro cercano es contar en la zona con una institución de educación superior, por lo que no dudó que esta aspiración podría cumplirse en los años venideros, de continuar al frente del Poder Ejecutivo el mandatario Hernández.

“No sólo queremos mejorar en viviendas, sino que también queremos mejorar en el nivel académico, porque esto nos llevará a otro proceso para sacar adelante la Montaña de la Flor”, justificó Martínez.

 

 

   
FacebookMySpaceTwitter